Con la muerte del causante se formará una comunidad de herederos que acabará con la liquidación del caudal hereditario. Es decir, todos los bienes pasan a formar parte del caudal el cual será finalmente distribuido entre los acreedores y sus herederos. Sin embargo, cuando dicha persona es casada, hay que también liquidar la sociedad legal de gananciales.

La sociedad de bienes gananciales es la sociedad que se crea entre un hombre y una mujer cuando contraen matrimonio y no hacen capitulaciones matrimoniales eligiendo un régimen económico alterno. La sociedad de bienes gananciales lo que establece es  la distribución por partes iguales entre marido y mujer de los activos y pasivos adquiridos durante el matrimonio.

Al momento de la muerte, la sociedad se extingue y hay que dividir los bienes y obligaciones existentes. Por consiguiente, solo la mitad de los bienes del matrimonio pertenece al caudal (y es la que va  a estar sujeta a la contribución sobre el caudal relicto). Una vez se liquida la sociedad legal de gananciales, es que se procede con el proceso de partición y liquidación de la herencia, en donde se tendrán que atender las deudas, incluyendo las responsabilidades contributivas que recaigan sobre esta.

Por: Lcda. Úrsula Carrión Nevárez

Carrión Nevárez, LLC

 

Leave a reply